domingo, 10 de noviembre de 2013

Conferencia política PSOE

Culmina la Conferencia Política del PSOE con un discurso de Alfredo Pérez Rubalcaba, secretario general del partido, lleno de buenas ideas y socialismo, según se comenta entre los asistentes al mismo, y con una clara apuesta por la renovación del partido.

Durante este fin de semana, los socialistas han propuesto numerosas ideas para lavar la imagen degradadada de su formación, tras las polémicas políticas neoliberales de ZP, necesarias para contentar a Europa, y el absoluto descalabro de las pasadas elecciones y, desde luego, para intentar  terminar con la desafección, ya no solo política en general, sino en especial del votante socialista con respecto al PSOE y marcar amplias diferencias entre este y el PP en un momento en el que ambos partidos son considerados  como opción similar para una cada vez más amplia mayoría de ciudadanos

Entre las novedades presentadas destacan la rebaja del IRPF a las familias más pobres, la posibilidad de votar en las primarias los simpatizantes mayores de 16 años, la subida de impuestos a las clases más altas y el blindaje, por mandato constitucional, de la sanidad y la educación.

Las medidas vienen a marcar distancias con otras formaciones ofreciendo un programa de izquierdas coherente con sus principios, viable y, por supuesto, necesario para acabar con la sangría social a la que nos han avocado las políticas austericidas aplicadas, tanto por la Unión Europea, como por el gobierno de Rajoy. Hay que reconocer, por otro lado, que, pese a la unión del partido, las propuestas valientes y los discursos exitosos, en base a las ovaciones, de Susana Díaz, Felipe González, Zapatero y el, antes citado Rubalcaba, sigue estando poco claro si todas estas medidas van a llegar de verdad al ciudadano y van a cambiar su opinión respecto al partido, posibilitando una España y Europa socialdemócratas.
  
El PSOE ha puesto las bases para un cambio radical en el partido que vuelva a atraer al votante desencantado y a esa gran masa escéptica que ya no tolera que la engañen con cortinas de humo y falsas promesas. El proyecto socialista se erige como el más sólido y razonable pero es prioritario, ante todo, que consiga llegar al ciudadano de a pie y no se quede en meras políticas de atril que solo consiguen alejar a la sociedad de la clase política. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario