lunes, 5 de agosto de 2013

Frivolización asumida

Los medios de comunicación son aquellas herramientas que nos permiten informarnos sobre todo lo que ocurre a nuestro alrededor independientemente de lo lejos que nos encontremos del lugar de la noticia.

El periodismo resulta imprescindible para conectar sociedades, denunciar injusticias y en líneas generales concienciar a la población para que reflexione sobre el mundo en constante cambio en el que nos encontramos. Este último punto resulta más difícil de conseguir ya que nos topamos con un gran conflicto ¿negocio a toda costa o información veraz?.

Como ya sabemos algunos medios entienden el periodismo, no como un arma de la ciudadanía contra los desmanes del poder, si no como una mera forma de tener entretenida y distraída a una población que, en vez de realizar el esfuerzo de pensar y de llegar más allá, prefiere reducirse a que se lo den todo hecho. Grupos como Mediaset han contribuido a extender un modelo, el italiano, que si bien es necesario y sano conservar, no debe copar de forma total el espacio mediático propugnando la idea de que ese tipo de formatos son periodismo. El espectáculo es importante y siempre estará allí pero cuando nos encontramos una superioridad clara de este sobre el informativo, la situación comienza a ser peligrosa.

Es bien conocida la forma de tratar la información, con gran carga de frivolidad, que se ha instalado en nuestro país. Casos como el de Marta del Castillo, José Bretón y, el más reciente, accidente de tren de Santiago nos dan buena muestra de que no se busca informar, excepto en casos muy específicos, se busca impresionar y atraer, cueste lo que cueste, aunque no saltemos toda ética, al espectador.

No se trata de caer en el idealismo, pero sí que es cierto que se debe ir hacia un modelo más limpio, en el que no se juegue con el dolor de las víctimas, se haga negocio con delincuentes y se eduque a la sociedad en modelos apolíticos insanos que solo contribuyen a crear sociedades ignorantes.         
                                                                                          


No hay comentarios:

Publicar un comentario