martes, 6 de agosto de 2013

Amazon Post

Ayer nos enteramos por sorpresa de que el dueño del conglomerado del comercio electrónico por excelencia Amazon, Jeff Bezos, se va a hacer con el poder de uno de los diarios estadounidenses mas prestigiosos, The Washington Post, perteneciente desde hace alrededor de 80 años a la familia Graham.

Con esta venta se cierra una etapa en los medios de comunicación del país norteamericano y se marca un hito que condicionará los movimientos de los demás grupos mediáticos en los próximos años. Esta claro que el cambio ha llegado a la prensa generalista siendo su futuro solo entendible parece con la venta de los diarios a grupos empresariales lo suficientemente potentes, tanto para sostener el negocio informativo, como para destruirlo convirtiéndolo en algo muy lejano al periodismo.

Es importante salvar a la prensa con grandes inversiones y apostando por la tecnología, algo en lo que este multimillonario de Albuquerque es un profesional, pero debemos atender a las consecuencias que puede acarrear dejar que los entendidos y megatecnologizados de Silicon Valley controlen los medios de comunicación. Si ahora que el periodismo vive uno de sus momentos mas sensibles de su historia no aprovechamos para protegerlo de los intereses cuestionables de muchas empresas, es posible que dentro de un tiempo tengamos medios con mas publicidad que información y con menos presión y mas negocio, dejando la profesión en un segundo plano.

El caso de The Washington Post es solo la punta del iceberg de un modelo que se va a instalar paulatinamente en nuestras sociedades y que admitimos de forma inconsciente al considerarlo única solución para salvaguardar la profesión. Pues bien, esto no es mas que un nuevo gol del ultraliberalismo que pasito a pasito sigue robando derechos a costa de aumentar los beneficios de unos pocos. 

El periodismo necesita financiación pero se hace necesario reclamar que esta venga de aquellos profesionales de los medios de comunicación que aun conservan la suficiente vocación como para anteponer el derecho a la información sobre el negocio puro y duro. Seguiremos a la espera. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario