lunes, 22 de julio de 2013

Rajoy cede

Tras días y días esperando que el presidente del gobierno Mariano Rajoy acceda a comparecer ante el Congreso de los Diputados hoy nos sorprendemos, entiéndase como un hecho excepcional visto nuestro ejecutivo, con el anuncio de la comparecencia próxima del presidente en el Parlamento. 

Que siga siendo una sorpresa que Rajoy haya accedido a declarar dentro de unos días ante todos los españoles nos muestra de forma abierta la realidad desgraciada que vivimos en España. Si en una democracia, que se hace llamar consolidada, no tenemos el derecho a saber, de su palabra, si nuestro presidente ha cobrado sobresueldos de una trama corrupta, queda  pues en entredicho la legitimidad democrática del gobierno que preside nuestro país.

Bien es cierto que no hay que echar campanas al vuelo ya que el presidente se ha visto obligado a ceder debido a las presiones de la oposición, y en especial, de Rubalcaba que, como ya especifiqué en el anterior artículo, ha amenazado con la moción de censura para conseguir que Rajoy declare. Esto significa que estamos gobernados por una persona a la que no le importa en absoluto el país ni sus ciudadanos y que sigue aguantando en la silla solo por el ansia de poder.

No se esperan grandes novedades en las declaraciones del presidente pero desde luego supondrán un antes y un después en un dirigente que apenas ha dado la cara desde que ganó las elecciones y que ha tomado la mayoría absoluta como una herramienta para gobernar de forma déspota y, hasta me atrevería a afirmar, pseudodictatorial.

Nunca es bueno creerse poseedor de una solución eficaz a los problemas del país pero si que pedimos al presidente que ejerza su deber de la forma mas democrática posible y posibilitando que los ciudadanos gocen de los derechos que, según la Constitución, les han sido otorgados.




No hay comentarios:

Publicar un comentario